ⓘ Batalla del Olivar de Cunduros. La batalla del Olivar de Cunduros o Koundouras tuvo lugar en la primavera de 1205, en Mesenia, Peloponeso, entre los francos y l ..

                                     

ⓘ Batalla del Olivar de Cunduros

La batalla del Olivar de Cunduros o Koundouras tuvo lugar en la primavera de 1205, en Mesenia, Peloponeso, entre los francos y los griegos, resultando en una victoria de los caballeros francos y el colapso de la resistencia local. ​

En 1204, Constantinopla, la capital del Imperio bizantino fue conquistada por los cruzados de la Cuarta Cruzada y la República de Venecia. Esto condujo la caída del Imperio bizantino y el establecimiento del Imperio latino.

Mientras tanto, una fuerza cruzada de entre 500 y 700 caballeros bajo el mando de Guillermo de Champlitte y Godofredo I de Villehardouin avanzaron hacia el Peloponeso para hacer frente la resistencia bizantina. En el Olivar de Cunduros en Mesenia, se enfrentaron a un ejército de unos 5.000 griegos peloponenses bajo el mando de Miguel I Ducas. En la batalla, los cruzados salieron victoriosos, lo que obligó a los bizantinos a retirarse y aplastar la resistencia del Peloponeso. Esta batalla abrió el camino para la fundación del Principado de Acaya.

                                     

1. Antecedentes

El ejército de la Cuarta Cruzada conquistó Constantinopla el 12 de abril de 1204. Uno de los principales líderes de la cruzada, Bonifacio de Montferrato, después de haber perdido la oportunidad de convertirse en emperador, llegó a fundar el Reino de Tesalónica. En otoño de ese mismo año, Guillermo de Champlitte lo siguió a Tesalónica, pero luego continuó hacia el sur hasta llegar a Morea. Allí estuvo acompañado por Godofredo I de Villehardouin, que navegó a Modona en su camino de regreso de Palestina.

A cargo de un centenar de caballeros y varios soldados, Champlitte y Villehardouin hicieron una campaña juntos para conquistar Morea. Inicialmente capturaron Modona con el apoyo de Juan Cantacuceno. Ellos ocuparon las principales ciudades del Peloponeso occidental ya que encontraron poca resistencia. Los griegos de Laconia, Arcadia y la Argólida, bajo Miguel I Comneno Ducas, quien en ese momento era el gobernador bizantino del thema del Peloponeso, y Miguel Cantacuceno, el hijo del entonces fallecido Juan Cantacuceno, trataron de detener a los francos en el olivar de Cunduros, cerca de Koroni.

                                     

2. Fuentes primarias

La batalla se describe en dos textos originales, La Crónica de la Conquista de Constantinopla, de Godofredo de Villehardouin, escrito alrededor de 1207-1212, y La Crónica de Morea, escrito alrededor de 1300.

Ambos textos están escritos desde el punto de vista de los conquistadores. El primero fue escrito por el tío de uno de los dos comandantes que ganó la batalla. El segundo fue escrito probablemente por una persona nacida de un matrimonio mixto franco-griego, ya que su actitud en todo el texto es el de la admiración por los francos y el desprecio por los nativos.

                                     

3. Descripción de la batalla

Según la Crónica de Morea, los francos tenían 700 hombres, mientras que los "romanos" griegos bizantinos tenían 4000 hombres, montados y desmontados. Godofredo de Villehardouin, tío de Godofredo I, en su Crónica, establece que el ejército de Miguel I numerada 5.000 hombres, y el de los francos 500. En cualquier caso, a pesar de estar en inferioridad numérica, los francos ganaron la batalla. La resistencia de los griegos fue paralizada y todos los castillos y ciudades del Peloponeso cayeron uno después del otro. Miguel I huyó a Epiro para establecer el Despotado de Epiro.

La ubicación exacta del olivar de Koundouros en Mesenia es desconocida; Godofredo de Villehardouin señala que estaba a una distancia de un día del castillo de "Modona", ubicándola en algún lugar de la llanura de Mesenia, que está lleno de olivos, incluso hoy en día. En la Crónica de la Morea, además del nombre del dueño Kountouras, el nombre de ubicación también se indica: Kepeskianous Κηπησκιάνους, por lo que no hay ninguna información ni ningún nombre contemporáneo.

En el relato de Godofredo: